ORIGEN DEL CARRO

LOS PRIMEROS CARROS

mosaico en sumeria
Mosaico en la ciudad sumeria de Ur. Ca 2500 a.C.
http://www.alexandriaarchive.or

Según la mitología griega de la unión de la diosa de la agricultura Deméter con Lasionte nació Filomeleo, el inventor del carro, del arado y de las yuntas. La mitología parece corroborar la idea de que el origen del carro aparece vinculado a la agricultura y a la domesticación de animales, actividades que la humanidad comienza a desarrollar en el Próximo Oriente durante el Neolítico hacia el 6000 a.C. Miniaturas de bronce, relieves y mosaicos confirman el uso de ruedas y carros entre los pueblos asentados en el Creciente Fértil que fueron capaces de domesticar las primeras especies animales, los impulsores de las primeras formas de agricultura, de cerámica y de comercio.

Representaciones de carros de terracota tirados por dos bueyes en Mohenjo Daro, en el valle del Indo, carros votivos de cobre asociados a enterramientos encontrados en Tell Agrab (Mesopotamia) acreditan el uso del carro con una finalidad ajena al transporte de productos agrarios y se le atribuyen fines bélicos, rituales o funerarios.

Las civilizaciones que se desarrollan en el Mediterráneo Oriental, como la egipcia o la micénica, conocerán los avances en el transporte a mediados del II milenio a.C. y los etruscos, al Norte de Italia, hacia el I milenio a.C.

Los pueblos indoeuropeos asentados en el centro de Europa, habilidosos constructores de carros, serían los encargados de dar a conocer las nuevas técnicas de trabajo agrícola por toda Europa: grabados rupestres en Suecia, fragmentos de rueda maciza encontrados en Holanda, los vestigios de la localidad italiana de Mercurago... corroboran el conocimiento y el uso del carro desde muy antiguo en Europa.


EL CARRO EN LA PENÍNSULA IBÉRICA.

carros en estelas decorativas do surLa representación de varios animales tirando de carros en las paredes calcáreas del abrigo de Remosillos (La Puebla de Castro, Huesca), le confiere a esta escena un carácter único dentro del arte rupestre levantino. De confirmarse que los autores son gentes de las comunidades neolíticas, como parece desprenderse de los materiales arqueológicos encontrados en el abrigo, estariamos ante la representación de carros más antigua de España.1.

Más abundantes son las estelas decorativas localizadas en el suroeste peninsular que contienen representaciones de carros de distintas tipologías. Son carros de dos ruedas, de radios la mayoría y alguna maciza, tirados por caballos, en los que el chedeiro presenta una forma curva con la cabezalla que parece estar unas veces integrada en el propio chedeiro y otras representada como una pieza independiente. Esta tipología tiene como referente los carros del Mediterráneo oriental, de los egeos o fenicios. La funcionalidad no parece ser la de transporte ni bélica sinó más bien ritual, siendo el carro el portador del cadáver del guerrero a la otra vida.2. Distinta tipología presentan los carros funerarios, de forma rectangular, ricamente ornamentados con remaches de bronce depositados en la necrópolis tartesa de La Joya en Huelva3

Los íberos emplearon el carro normalmente como medio de transporte abandonando con el paso del tiempo la función ritual y funeraria de épocas anteriores acreditada en estelas y necrópolis. Muestra de la intensidad de paso son las marcas dejadas por las ruedas herradas en las rocas de los caminos de acceso a poblados como el de Castellar de Meca (Valencia).

También en las pinturas rupestres de los abrigos de Buitres de Peñalsordo se representan carros de distinta tipología que difieren fundamentalmente en la forma del chedeiro, en este caso rectangulares, más apropiado para unha función de transporte. Los carros de transporte peninsulares parecen ser de procedencia europea teniendo los referentes más próximos en el norte de Italia: rueda de Mercurago del Bronce Medio y estela-menhir de Lagundo del Bronce Final, en la que se identifica un carro de transporte tirado por bueyes.


Rodadas en Castellar de Meca
http://mestreacasa.gva.es

 

PRIMERAS REPRESENTACIONES DO CARRO EN GALICIA

arte esquemático en peñalsordo (badajoz)

Arte esquemático en
Peñalsordo (Badajoz)

El jesuíta P. Jalhay identificaba, en 1926, en un conjunto de petroglifos encontrado en el lugar conocido como Outeiro de Morouzo (Pedornes, Oia) un carro muy interesante y quizás único en su género en el arte rupestre conocido, tirado por dos animales montados por jinetes4 En posteriores visitas el erudito del colegio de los Jesuítas de Camposancos (A Guarda) se reafirmaba en la hipótesis de la representación en la citada laja de carros a los que les atribuía posibles fines ceremoniales, desfiles guerreros o transporte de estaño procedente de las Casitérides. Recientemente Costas Goberna revisaba la hipótesis del jesuíta y si bien reconoce las dificultades para una definitiva identificación, cuestiona la existencia de los dos carros que distinguía E. Jalhay.

Pedra do Cazador en Pedornes. Por Costas Goberna
Piedra del Cazador en Pedornes. Reproducción
del conjunto realizada por Costas Goberna.

Recientemente los arqueólogos Alberte Reboreda y Eduardo Breogán dieron a conecer la estela del guerrero de Pedra Alta encontrada en Castrelo do Val (Ourense) en la que además de la panoplia o equipamiento ideal de un guerrero aparece grabado en la parte inferior un carro de similares características a los del suroeste peninsular. Dicha estela de la Edad del Bronce se data entre los años 1200 - 1000 a. C. y documenta por vez primera la presencia del carro en Galicia.

En el continuo debate sobre la presencia celta en Galicia, las raíces más próximas de nuestro carro están, al igual que otras técnicas y contribuciones culturales, relacionadas con la presencia romana en el Noroeste peninsular. La raíz celta de términos como carro, roda, camba... no parecen argumentos suficientes para afirmar que fueron puebos celtas quienes lo introdujeron en Galicia: Carro é celta, roda, camba... pero eu defendo que a cultura castrexa non tiña o carro, senón que chegou cos romanos, polo que este vocabulario o traían con eles. Quizáis da zona do Po, onde se empaparon de cousas célticas cos pobos cisalpinos5

Dúas representación do petróglifo de Pedornes

Dúas interpretacións para un mesmo petróglifo. A esquerda o carro
cargado de E. Jalhay; á dereita a lectura de Costas Goberna

 

Distintas representación do carro

EL PLAUSTRUM ROMANO


En todo el Imperio romano se emplearon distintos tipos de carro - de uno o dos ejes, de ruedas macizas o radiadas -, para acarrear todo tipo de productos transportables. En el ámbito rural el plaustrum era el carro de un eje tirado por bueyes, robusto, con ruedas semejantes a las muelas de un molino y de eje fijo. Presenta el plaustrum características semejantes al carro que se emplea en Galicia hasta finales del siglo XX y que no experimentó grandes modificaciones en su estructura formal.

El plaustrum era el clásico carro propio del ámbito rural, aunque no es descartable su utilización, secundariamente, en muy diversos campos de la vida cotidiana civil y militar, como se documenta en los relieves de las columnas Trajana y Antonina. Se empleó en Roma y en la mayor parte de las provincias del Imperio, lo cual es apreciable en la musivaria, la pintura y el relieve. Tenía un tren de ruedas, estas de madera maciza, y era movido por bueyes, pero también aunque, menos común, por machos y asnos. Su estructura formal era muy semejante a la de los carros empleados en el oeste asturiano hasta la década de los años sesenta.6

O plaustrum romano
http://tallerdebelenismo.forocreacion.com

 

PRESENCIA EN LOS RECINTOS CASTRENOS


Roda de Catoira
Raigame nº 19 2004

En los castros del Noroeste peninsular podemos encontrar vestigios de la presencia del carro tirado por animales. Algunas piedras hincadas en determinados castros como Mohias y Coaña (Asturias) parecen destinadas a salvaguardar las construcciones de las rozaduras de los carros. El camino de acceso al de Coaña deja entrever las huellas marcadas por los carros, muestra palpable por consiguiente de la participación de bueyes, caballos y machos en el aprovisionamento de los recintos castreños (...)17. En las losas también quedaron marcados los surcos profundos en castros de la provincia de Zamora y en el Castro de Viladonga (Castro de Rei, Lugo). En este último se conservan también restos de arcos y arandelas de algún carro castreño.

El carro votivo de bronce de Costa Figueira (freguesía de Vilela, Paredes de Douro) datado a mediados del I milenio a.C. representa dos yuntas de bueyes con yugo y dos ejes: uno en la parte delantera y otro en la trasera. Posiblemente guarde más relación con un ritual fundacional o demarcatorio que con una escena de labranza.

 

Carro votivo de Costa Filgueira

 

1 http://www.fumdham.org.br/fumdhamentos5/pilar_utrilla.asp
2
CELESTINO PÉREZ, S. Los carros y las estelas decoradas del Suroeste. Badajoz, 1985. Pax. 54
3 QUESADA SANZ, F. La posesión de carros y el significado de su colocación en la tumba: contraste entre culturas. el caso de Iberia. 1977. Páx. 53-59
4 COSTAS GOBERNA, F. J. (2004): “Los Supuestos carros de los grabados rupestres de Oia (Pontevedra)”. Boletín del Instituto de Estudios Vigueses, 10: 219-238.
5 CALO LOURIDO, F. “La lengua, unico vestigio celta en Galicia que logra consenso”. Suplemento Culturas da Voz de Galicia do 17 de abril de 2010
6 PAZ GARCÍA, M E OUTROS. “El asentamiento romano en Catarrosa. Aproximación a su estudio” En Espacio. Tiempo y Forma, Serie II, Historia Antigua, t. 10, 1997, páxs. 351-374
7 SANTOS YAGUAS, N. “La arqueología castreña y el sector económico agropecuario. Memorias de Historia Antigua. Población y poblamiento en el Norte de la Península”. Servicio de Publicaciones. Universidade de Oviedo. Pax. 46